BARRIENTOS Y RENDÓN SE LLEVAN LA AUTIRUN